foto1
Correccion de Potros Belfos
foto1
Prótesis Fija
foto1
Mantenimiento dental
foto1
Prótesis Corona Individual
foto1
Corrección de Potros Picudos
Medellín, Antioquia Colombia, South America. Movil: +57 310 402 2896 www.odontoequinos.com odontoequinos@hotmail.com Facebook: odontoequinos Profession: Dental Technician. DDS graduate in Universidad de Antioquia, October 4th of 1.985 in Medellin city, Colombia South America.Leer más...

Odontoequinos

Odontología Equina Especializada

ANATOMÍA DE LA CABEZA

 


El sistema masticatorio del caballo está compuesto por:

Articulación temporomandibular (ATM), músculos masticatorios, ligamentos, nervios, vasos sanguíneos, hueso basal, hueso alveolar, ligamento periodontal, dientes, glándulas salivares y mucosas.

 

      

El caballo es un mamífero herbívoro monogástrico (un solo estómago) que come en promedio 14 horas/día. El caballo en su hábitat natural, necesita obligatoriamente de sus dientes  incisivos para cortar y arrancar el pasto que será masticado por sus piezas dentales posteriores.

Los silicatos; sustancias abrasivas presentes en los forrajes, la tierra y la arena del suelo abrasionan o desgastan sus dientes de forma natural. Esta condición es llamada atrición.

La atrición dental es necesaria para compensar un fenómeno inherente a la dentadura del equino llamado erupción continua.

 

  

 

Erupción continua significa que sus dientes se “alargan “durante toda la vida. Los dientes van saliendo progresivamente  de su alvéolo (hueso en donde se alojan).

En la pesebrera el caballo no necesita los incisivos para cortar los forrajes porque allí el pasto le suministra cortado en pequeños trozos y el heno solo lo hala sin presentar resistencia, el alimento concentrado es suministrado en forma de harina o peletizado.

En estas condiciones, los dientes del caballo se desgastan menos y es la razón por la cual  los incisivos  son más largos que los incisivos de los caballos que pastorean  y la línea de sonrisa puede ser irregular a diferencia de los dientes de los equinos en hábitat natural en los que  sus  incisivos son más cortos y parejos por el desgaste  normal al cortar y arrancar el pasto.

 

En los equinos que pastorean existe un equilibrio natural entre la atrición y erupción continua de los dientes.

Es decir, los equinos de pesebrera tienen los incisivos largos y están en contacto siempre; pero durante los movimientos mandibulares necesarios para triturar los alimentos no hay contacto rápido de las piezas posteriores para ejecutar trituración porque existe “luz” entre las piezas posteriores superiores e inferiores.

Así la comida no es fraccionada adecuadamente y pasan partículas grandes de alimento al tracto digestivo, lo que puede generar un cólico de impactación por partículas grandes.

La mala trituración la podemos comprobar porque los caballos “remascan” el pasto y en el estiércol se observan partículas grandes de forrajes.

   

 

 Los cólicos en los equinos también pueden ser causados por alimento en mal estado, exceso de alimento concentrado, objetos extraños dentro de la comida, stress, etc,

El caballo que vive en pastoreo tiene menos problemas con la masticación puesto que se acerca mas al equilibrio entre el desgaste natural de los dientes y la erupción continúa, la trituración es mayor y  por lo tanto menos riesgo de sufrir cólico por partículas grandes de alimento.

Cuando el caballo vive en pesebrera, el heno o el pasto se colocan a nivel del piso que es lo natural para el caballo comer. Si se le coloca el heno en posición alta entonces obliga al caballo a mantener la cabeza arriba durante mucho tiempo muchas veces y esa posición causa formación de ganchos en los segundos premolares superiores de la dentadura del caballo. Esos ganchos dificultan los movimientos libres de la mandíbula, colapsan el crecimiento del maxilar inferior en desarrollo.

La posición alta de los forrajes, hace que el caballo sufra más espasmos musculares del cuello y deforma la columna vertebral de los potros.

   

 

Función masticatoria

En los humanos, los caninos participan en la función masticatoria y son los responsables de la separación o desoclusión de los dientes.

      

Cuando la mandíbula se desplaza al lado derecho, los caninos superior e inferior de ese lado contactan y se produce la separación de todas las demás piezas dentarias; ésta condición es llamada desoclusión canina e igual ocurre cuando la mandíbula se desplaza al lado izquierdo.

En los caballos, los caninos están presentes en todos los machos. Solo son para defensa, no tienen participación durante la masticación.           

Solo el 27% de las hembras tienen caninos y se considera una situación normal.

En el caballo la función masticatoria es diferente. Cuando la mandíbula se desplaza al lado derecho se genera contacto de todas las piezas dentarias posteriores del lado derecho y en el lado contrario no existe ningún contacto ni en los incisivos; situación similar ocurre cuando la mandíbula se desplaza al lado izquierdo. Ésta condición es llamada  desoclusión de grupo.

En sentido transversal, la mandíbula del caballo es mas estrecha que el maxilar superior.

 

Los movimientos mandibulares son cíclicos en forma de 8. Primero hacia un lado y luego hacia el otro. El resultado de los movimientos masticatorios es el afilado de la cara bucal de las premolares y molares superiores y la cara lingual de premolares y molares inferiores.

La resultante del afilado de las piezas dentarias son las puntas  muy agudas que cortan los carrillos y la lengua produciendo úlceras traumáticas de estas áreas.

Úlceras traumáticas en carrillos y lengua

    

Entidades que se consideran anormalidades

     

  

Diferencia de tamaño        

 

Partes del diente del caballo


La dentadura del caballo y la del humano tienen diferencias como:

Tamaño, forma, número, corona de reserva, presencia de cemento cubriendo la raíz y en la corona dental.

El cemento es tejido duro que cubre las raíces de los dientes en los humanos. En  los equinos, el cemento cubre las raíces dentarias y se encuentra también en el fondo de los infundíbulos de los incisivos superiores e inferiores y solo en premolares y molares del maxilar superior.